Banco Santander no informa ni previene sobre riesgos de tarjetas sin contacto

Así queda demostrado al revisar la página oficial del Banco Santander en la cual se entrega información general sobre el funcionamiento de las nuevas tarjetas contactless o sin contacto que el banco ha estado cambiando a sus clientes, a los que les avisa que deben renovarlas ya que dejarán inoperantes las actuales, de banda magnética. Así también lo reconoce una ejecutiva del banco que atendió telefónicamente al presidente de Consumidores Asociados, Alejandro Pujá Campos, quien reclamó la falta de información sobre las características del producto y eventuales infracciones al derecho a la libre elección y a la seguridad.

Durante semanas, el Banco Santander ha estado comunicándose con sus clientes, fijándoles fecha de caducidad de sus tarjetas con banda magnética para que pasen a retirar las nuevas tarjetas contactless, es decir, sin contacto. O sea, los clientes no tienen ninguna posibilidad de pronunciarse sobre la conveniencia del cambio y deben renovar el plástico obligatoriamente, para seguir operando, a pesar de tener contratos que obligan al banco a la continuidad del servicio.

Ni en las comunicaciones directas a sus clientes ni en su página web, el Banco Santander entrega mayores detalles de cómo operan estas nuevas tarjetas sin contacto.

Sin embargo, quienes las tengan podrán notar que en algunos casos sólo basta acercar la tarjeta a un terminal de pago, POS, que se encuentran en miles de comercios, para que se autorice el cargo en la tarjeta, sin necesidad de solicitar la clave de autorización.

Esto, que parece bastante cómodo, entrañaría una vulnerabilidad del sistema que expone al cliente a cargos instantáneos por el sólo hecho de que alguien acerque un terminal de pago inalámbrico al área en que se encuentre guardada la tarjeta, entre las ropas de la persona.

Si el usuario no es acucioso y no revisa sus estados de cuenta puede ignorar estos cargos que, se supone, son de montos menores.

Tampoco permitiría el pago en cuotas

No obstante lo anterior, otro problema de la nueva tarjeta contactless es que no admitiría el pago en cuotas, vulnerando el derecho a la libre elección de consumidores y usuarios.

Sólo después de presentar un reclamo por escrito al banco, el director del Servicio de Educación Financiera de Consumidores Asociados, Alejandro Pujá, fue contactado telefónicamente por una ejecutiva para atender sus inquietudes.

En la conversación, la ejecutiva explica que el pago sin clave opera para montos de hasta $12.000 y también cómo se debe manipular la tarjeta para pagar en cuotas; y termina reconociendo que esa información no está disponible para el cliente. Además, no sabe responder cuando se le representa la posibilidad de que se efectúen cargos instantáneos a las tarjetas por el sólo hecho de acercar un terminal inalámbrico al cliente.

Les dejamos la conversación con la ejecutiva bancaria para que usted juzgue la conveniencia de usar o no estas tarjetas.

Banco no informa detalles de la tecnología que usa ni medidas preventivas

Se supone que estas tarjetas debieran guardarse en una billetera metálica blindada que aseguraría que no se pueda cargar una compra, pero la existencia de esa billetera no es informada por el banco a sus clientes ni menos es proveída gratuitamente junto a la nueva tarjeta.

Sin embargo, esto es sólo especulación pues el Banco Santander no entrega detalles de la tecnología con que operan sus tarjetas.

Desde el Servicio de Educación Financiera de Consumidores Asociados seguiremos monitoreando este y otros temas e informaremos las novedades relevantes.

Visto: 217

Nosotros

Sitios recomendados