¿Cómo proteger tu dinero de los ciberdelincuentes?

Categoría de nivel principal o raíz: Educación Categoría: Educación internacional Publicado: Viernes, 25 Diciembre 2015 Escrito por Comunicaciones SEF

En épocas de especial consumo, y por tanto gasto, como la Navidad, y donde el uso de tarjetas de crédito se ha extendido en nuestro país, se hace indispensable tomar todas las precauciones del caso si se piensa comprar por Internet con seguridad. Estos son consejos básicos que ayudarán a los clientes y consumidores para mantener a salvo su dinero del ataque de ciberdelincuentes.

 

  • ¿Correo electrónico del banco? No, es phishing

Una técnica empleada a menudo por los ciberdelincuentes es mandar mensajes de correo electrónico haciéndose pasar por una entidad financiera. En ellos se solicita el envío de datos personales como números de cuenta o claves de acceso. Es un tipo de estafa online conocida como phishing.

Hay que ignorar todos estos mensajes y borrarlos sin hacer clic en ningún enlace, ni proporcionar ningún dato. Los bancos nunca piden este tipo de información a sus clientes, y menos aún por esta vía. Además, en general están mal redactados y se pueden detectar con facilidad. 

  • Usar contraseñas fuertes (y una distinta para cada cosa)

Tener la costumbre de usar la misma contraseña para todo puede ser muy peligroso. Si en cualquier momento alguien averigua esa clave, puede entrar en las cuentas y perfiles de usuario de todos los servicios online en los que se esté registrado, incluso al banco vía Internet.

Es importante que todas las contraseñas, y en especial la del servicio de banca online, sean potentes y seguras. Lo idóneo es una mezcla de letras, números y caracteres gráficos. No será fácil de recordar, pero para eso existen los gestores de contraseñas. 

  • No comprar o consultar el banco desde una wifi pública

Aunque muchas veces son un auténtico salvavidas (sobre todo si uno está en el extranjero), las conexiones wifi de acceso público no son las más indicadas para hacer movimientos comprometidos, como entrar a consultar el saldo en la página web del banco o hacer una compra online.

Una wifi pública por lo general no está protegida, y toda la información que se envía a través de ella puede ser fácilmente interceptable. Para ese tipo de operaciones, mejor usar una wifi protegida, como la de casa. 

  • El sistema operativo y el navegador web, siempre actualizados

Los parches de seguridad del sistema operativo y las nuevas versiones del navegador web no solo traen nuevas funciones y mejoras, sino que además arreglan vulnerabilidades y problemas de seguridad que pueden ser utilizados por hackers para obtener datos personales.

Estar siempre al día con estas actualizaciones hace que la navegación web sea más segura, tanto en la protección de datos personales como frente al ataque de virus, troyanos y otros elementos indeseables.

  • Alternativas seguras: tarjeta de crédito virtual o tarjetas prepago

Una buena alternativa a la tarjeta de crédito clásica es una de las denominadas tarjetas de crédito "virtuales" que ofrecen algunas entidades bancarias. No funcionan en conexión con la cuenta como las tradicionales, sino que se recargan con una cantidad de dinero fija. De esta forma, en el caso de que un ciberdelincuente logre los datos para acceder a ella, solo podría llevarse el dinero que haya cargado en la tarjeta, pero no acceder a la cuenta bancaria.

Otra posibilidad son las tarjetas prepago que se pueden encontrar en comercios de electrónica de consumo. Cada vez las hay para más servicios (Google Play, App Store de Google, Amazon, Netflix, Steam...) y con ellas se puede comprar en esas tiendas on line sin temor a que nadie robe el número de la tarjeta de crédito o el acceso a la banca por Internet.

  • Una capa de seguridad extra para las tarjetas de crédito

Algunos bancos ofrecen servicios de protección de tarjetas de crédito, a veces gratis, a veces por el pago de una cuota anual. Son capas de seguridad extra que permiten solicitar una clave extra para poder operar con ese "plástico", detectar usos fraudulentos gracias a avisos por SMS o poder cancelar una tarjeta robada o extraviada con una simple llamada de teléfono, entre otros servicios.

Fuente: Consumer.es

Visto: 1377

Nosotros

Sitios recomendados